ALBERTO ABARZA, EL EXITOSO NADADOR PARALÍMPICO AL QUE NO LE IMPORTAN MUCHO LAS MEDALLAS Y QUE LUCHA CONTRA EL TIEMPO

"Prefierp ser feliz que ser exitoso", expresó Alberto Anarza. Foto: El Mercurio
08/09/2019.

Fuente: www.emol.com – Por: Felipe Santibañez

El deportista de 33 años ganó cinco preseas en los últimos Parapanamericanos de Lima y es uno de los mejores del mundo en su disciplina. Sin embargo, son otras las cosas que le importan. Quiere tiempo porque sabe que, indefectiblemente, quedará postrado.
Alberto Abarza fue el amo y señor de las aguas en los últimos Juegos Parapanamericanos de Lima. Ganó cinco medallas, tres de ellas de oro, y siguió ampliando su enorme colección.

Posaba para las fotos con una sonrisa amplia que dejaba ver sus frenillos y con un jockey del Rey León que encaja perfectamente con su carácter jovial. Los halagos se multiplicaron. Él los agradeció, pero asegura que la vida es otra cosa y que está en otra parte.

No siempre observó lo que le pasaba desde ese prisma. El hablar pausado y el ánimo relajado que muestra hoy contrastan brutalmente con la pena y la rabia que lo afligían cuando era un adolescente al que se le desmoronaba el mundo. Tiene el síndrome charcot-marie-toth, una neuropatía degenerativa que atrofia los músculos, y no se acuerda si cuando quedó en silla de ruedas tenía 15 o 16 años.

"Estuve encerrado dos años y me vino un bajón. Creo que mis padres jugaron un rol fundamental al no encerrarme en una burbuja, me dijeron que las cosas me iban a costar, pero me dieron las herramientas para sobrellevarlo", le cuenta a Emol.

En uno de esos días difíciles, su papá se le acercó como tantas otras veces. Le comenzó a hablar y el "Beto", como le dicen sus amigos, escuchó atento.

"Me dijo 'lo tuyo es como la historia de un pescador. Yo siempre voy a pescar por ti cuando tengas hambre, pero algún día yo no voy a estar y tú tendrás que aprender, o si no morirás de hambre'", rememora.

Salió de su pieza oscura, quería recuperar tiempo. Volvió a estudiar, se puso a trabajar en el Banco BCI, empezó una relación y tuvo una hija, Becciée Saray, que hoy tiene ocho años. Volvía a tener momentos de felicidad. Sin embargo, poco antes de que naciera la niña, Alberto Abarza estuvo cerca de morir. Si la conversación con su padre lo sacó de la depresión, ese hecho le hizo enfocarse en lo que de verdad era importante.

"Me dio un principio de paro, estuvieron muy bien los médicos que me salvaron. Estuve un mes hospitalizado, faltaban como tres semanas para que ella naciera. Ahí vienen las ganas de vivir de nuevo, de hacer cosas. Antes solo quería pasarlo bien, salía con amigos y no de una manera responsable", afirma.

Cuando se acercaba a la treintena, un entrenador que trabajaba en la Teletón le recomendó hacer natación. Partió como una terapia y devino en un éxito rotundo. Compite en la categoría S3, para personas que pueden bracear, pero sin uso de piernas o tronco. En 2017 se convirtió en el número uno del mundo y en apenas dos mundiales ha ganado 10 medallas. Es exitoso, aunque esa palabra le hace ruido.

Cuando tenía 24 años le dijeron que pronto iba a quedar postrado. Ya ha pasado casi una década (tiene 33) y la advertencia médica no se ha concretado. Sin embargo, Alberto Abarza sabe que el tiempo avanza implacable y no quiere vivir anhelando lo que no se ha hecho. Le gusta ir mucho a la playa y trata de viajar al menos una vez a la semana.

"Prefiero ser feliz que ser exitoso. Hay mucha gente que es exitosa y no es feliz. Tengo la fortuna de poder decir que soy feliz. Tengo una hija sanita y la disfruto mucho. Tengo mi novia, mis perros, no me hace falta nada. En el último tiempo he sentido el desgaste en mi cuerpo. Se nota en la respiración, que es lo más importante en el deporte que hago, y en las manos, ya no puedo escribir por ejemplo. Pero no tengo quejas, siento que le he ganado mucho tiempo a la vida", comenta.

Las medallas son lindas, pero no son más que metales para el nadador. Su hija y su pareja son las que le colorean el mundo. A ellas trata de dedicarles todo ese tiempo que ha ganado.

"Mi hija me puede llamar a las diez de la noche y decirme: 'papá, quiero ir al cine'. Y vamos. Es porque yo tengo que aprovechar el tiempo de ella, yo no sé cómo voy a estar mañana. El tiempo hay que disfrutarlo todos los días, no porque te vaya a pasar algo. Yo tengo la fortuna de que sé lo que me va a pasar, entonces trato de aprovecharlo ahora", expresa.

Alberto Abarza está en Londres en estos momentos. Va a disputar un nuevo Mundial de Natación y quién sabe si será el último. Ni eso ni el peso de los triunfos lo presionan: "Vengo a divertirme. No es que ya lo hemos ganado todo, pero nunca antes de una competencia he dicho 'vengo por una medalla'. Con cruzar piscina voy a estar maravillado".

 

 

 

 

Fotografías Pichilemu News

La Mansión de TanuméCasino RossMarilyn Monroe a 45 años de su muerteErnesto Che GuevaraMolinos de Agua, encanto tecnológico hecho con el ingenio campesinoLa versátil artesanía Pichilemina
Noches de PichilemuAntiguas Postales de PichilemuLawn Tennis en Pichilemu, 1909Trilla en Cahuil. Fotos del RecuerdoRapa Nui. Isla de Pascua, ChileAlcaldes de Pichilemu
Pichilemu y la Literatura
Periódico "PICHILEMU". Portadas Primera, Segunda, Tercera y Cuarta Etapa

Pichilemu - Chile
PichilemuNews® Copyright 2000-2019
Primera Edición: Enero 14 - 2000
http://www.pichilemunews.cl

 

contador de visitas
Sayaç
contador de visitas