Martes, 01, Dic, 11:55 PM

Fuente: El Mostrador – Por: Edison Ortíz – 01.12.2020
La operación implica un cambio notorio en la tenencia de la tierra, muy maligno para la construcción de comunidades armónicas, como el propio Andrónico Luksic ha podido evidenciarlo, por ejemplo, cuando la población local, en medio de la crisis de 2012, se tomó el único aeródromo público que usa casi como propio, en Villa O'Higgins. Es una cierta forma de los poderosos de restituir el orden feudal colonial con la creación de feudos territoriales, con lavado de imagen a través de fundaciones que, en muchos casos, tienen exenciones tributarias.

En febrero de 2020, la Seremi de Bienes Nacionales de la Región de Aysén recibió de parte de Paola Luksic Fontbona –una de las integrantes más silenciosas de ese conocido clan familiar– una solicitud para que el Estado entregase en concesión a la fundación que ella dirige, "Parque la Trapera", dos lotes de 10.000 y 5.000 hectáreas de dominio público para crear una zona de protección, curiosamente en una comuna Tortel, más grande que la Región Metropolitana, y donde el 90% está constituido precisamente por áreas que están ya protegidas.
Con una rapidez que ningún vecino de Aysén hubiese visto nunca, la solicitud fue presentada por el seremi de la cartera, Alejandro Escobar –el mismo que, según Chilevisión, trató a las integrantes de un comité de vivienda de Tortel de “viejas de mierda”– al consejo regional a fines de octubre.
Estallaron, entonces, las redes sociales en Aysén. Mauricio Aguilera López en su web escribía un interesante texto sobre al trasfondo de tal petición, pero el tema quedó dando vueltas, pues de haberse aprobado la concesión los Luksic, que ya tienen varias miles de hectáreas bajo su control parapetados desde el comienzo de la pandemia en el sur, habrían quedado en una situación estratégica de control absoluto sobre el acceso a Campos de Hielo Sur y a la continuidad de la propia Carretera Austral, tal como lo graficó Aguilera:
Lo interesante de la solicitud es que da contexto a una serie de irregularidades y a un nuevo deporte de nuestra oligarquía local: refeudalizar Chile.

Otra vez, la Colonia
Durante esta etapa definida por autores conservadores, la capitanía general, es decir, mantenida solo por su interés como plaza militar, se construyó sobre la base de la tenencia de la tierra –la única riqueza– y sus dos modos de funcionamiento económico: la hacienda, dedicada a la agricultura, y la estancia, a la ganadería.
Fue el historiador Rolando Mellafe quien, en los 80, se dedicó a analizar exhaustivamente aquel periodo y esa institución: el latifundio, al cual llegó a caracterizar como símbolo del poder local. La hacienda como el espacio de autorreproducción del poder que luego se consolidó como República, época en que los señores latifundistas, todos vecinos de Santiago, elegían a su primus interpares, el Presidente de la República, y se compraban un escaño en el Senado o en la Cámara, desde donde defendían sus privilegios y orientaban la inversión pública en beneficio propio. Aquí, en Colchagua, está la hacienda de El Huique como testimonio se ese pasado oligárquico.
Con el tiempo –pregúntenles a Ponce Lerou, los Luksic, Matte, Angelini, Solari, Penta y otros– dicha oligarquía llegó a la conclusión que era mejor no meterse directamente al barro e inventaron la mañosa manera de controlar la política a través del financiamiento irregular, cuyo paroxismo fueron los escándalos de Penta, BCI, SQM y otros, que hoy representa muy bien el diputado Diego Schalper, que casi sin vergüenza defiende a quienes lo financian.
Lo que esta –por ahora fallida– operación de los Luksic ha evidenciado, es una cierta forma de los poderosos de restituir el orden feudal colonial con la creación de feudos territoriales, con lavado de imagen a través de fundaciones que, en muchos casos, tienen exenciones tributarias.
La lista es larga: Piñera y Tantauco, los Cortés-Solari, los Del Río en el lago Huillinco, en fin, al punto que Gabriela Luksic en Lonquimay ha restituido íntegramente el señorío feudal con la instalación de una policía privada, tal como sucedió durante la colonia en Colchagua: a la casa patronal le seguía la parroquia y luego el calabozo, como símbolos del poder del patrón, donde a falta de Estado, más valía el poder del patrón que incluso tenía el derecho de pernada sobre sus súbditos y créanme, lo ejercía plenamente. De allí la cantidad exorbitante de niños(as) huérfanos(as) que pululan por los límites de nuestra historia nacional.
También, la fallida operación por ahora de Paola Luksic ha develado otra elegante forma de hacerse de propiedades fiscales, mediante el expediente de fundaciones que muchas veces operan al límite de la legalidad, haciendo uso y abuso de las exenciones tributarias mediante la creación de empresas que provienen de paraísos fiscales, dineros que son sacados de Chile, que retornan –como lo ha demostrado una y otra vez el economista Gabriel Palma– como “inversiones de capital” provenientes de paraísos fiscales –una de las empresas que opera allí proviene precisamente de Holanda, un paraíso fiscal por excelencia–, y que luego de hacerse de terrenos van por “a”, como lo diría un madrileño, un terreno fiscal, como era este caso, consolidando dominio sobre la base de dineros que debieran haber contribuido, con una buena administración mediante, a reducir la desigualdad.
Dicha operación implica un cambio notorio en la tenencia de la tierra –Aysén tiene un patrón de ocupación muy distinto al de Magallanes (hecho a sangre y fuego o como diría nuestro escudo nacional “por la fuerza”, al punto de provocar el exterminio de la población originaria). Aysén, en cambio, se pobló con colonos chilenos que huían de las masacres de la Patagonia o de Argentina y que deseaban un pedazo de tierra para realizarse como personas – muy maligno para la construcción de comunidades armónicas, como el propio Andrónico Luksic ha podido evidenciarlo, por ejemplo, cuando la población local, en medio de la crisis de 2012, se tomó el único aeródromo público que usa casi como propio, en Villa O'Higgins.
Y eso, sin contar la perversa consecuencia de influenciar negativamente la toma de decisiones políticas de inversión pública local, como lo evidenció este proyecto que en tiempo récord (nueve meses) logró que llegara al consejo regional para ser aprobado sin problemas. De no haber sido por el malestar social que tal medida provocaría, la ampliación con dineros fiscales de la pista de Villa O'Higgins seguramente habría sido aprobada sin mayores dificultades, porque no se trata de los vecinos de Aysén, se trata de la familia, uno de cuyos integrantes corrompió al hijo de una ex Presidenta, que a través de la minería ha provocado serios daños ambientales y sociales en el norte del país y que, según el ranking Forbes, está en el número 124 de las familias más ricas del planeta.
En el clásico Los Miserables, Hugo, Hugo y Gambetta, creen que avanzan hacia adelante, dueños de su propio destino, pero los hechos parecieran que los encaminan hacia atrás. Como en esta breve historia de una de las principales familias, si no la más importante, de nuestra oligarquía local.
El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Fotografías: Tortel/Mauricio Aguilera

Fuente: www.emol.com – Por: Consuelo Ferrer – 01.12.2020
"Fuera del precio del cobre, no veo muchas razones para ser optimista", asegura el académico y economista desde EE.UU. Aunque afirma que no le teme a una nueva Constitución, cree que "no va a producir una solución".

"Yo creo que el optimismo es algo muy natural en el ser humano. Nadie quiere vivir ni es saludable vivir en un pesimismo permanente y a veces se justifica si acaso uno viene de una situación muy malograda, pero yo la verdad es que mirando hacia adelante, fuera del precio del cobre —que no tiene nada que ver con Chile, afecta positivamente a Chile pero no es producto de un esfuerzo particular hecho por los chilenos— no veo muchas razones para ser optimista".
Así comenzó su revisión de la actualidad política el economista y académico de la UCLA, Sebastián Edwards. En conversación con EmolTV desde EE.UU., aseguró que si bien "todos los días" trata de pasar al "optimismo un poquito más alto", no le "da".

"No creo que la Constitución vaya a ser un desastre, hay gente que está con pánico, pero obviamente no va a producir una solución, y el problema es político de más corto plazo" Sebastián Edwards

"Creo que hay una situación política tan malograda, una falta absoluta de voluntad y de capacidad de diálogo y de entendimiento, que a mí me hace ver que va a ser muy difícil salir adelante en lo que se refiere al tema económico político. Mientras no haya esa capacidad de entendimiento por ambos lados, vamos a tener problemas enormes", afirmó.
A su juicio, la situación podría revertirse pero "se requiere una voluntad enorme" y alejarse de las "ilusiones". "La Constitución yo creo que no va a ir ni para un lado ni para otro, es decir, la vamos a cambiar, va a ser buena, mala, más o menos, pero no va a tener ningún efecto de corto plazo. No creo que vaya a ser un desastre, hay gente que está con pánico, pero obviamente no va a producir una solución, y el problema es político de más corto plazo", dijo. En la entrevista, Edwards ejemplificó su sentimiento con una situación que vio en la portada de Emol. "Abajo de donde estás tú, leo que Colo-Colo tiene puestas las esperanzas en el Mago Valdivia. Van a cambiar a un jugador y todo va a ser fantástico. Chile va a cambiar la Constitución y todo va a ser fantástico, y yo te puedo asegurar, apostar a quien quiera, que ninguna de las dos cosas va a pasar", expuso.
"Va a llegar el Mago Valdivia y Colo-Colo va a seguir igual a como está ahora, y vamos a cambiar la Constitución y va a seguir igual que como estamos, y como estamos ahora: en declive", continuó.

Revisa la entrevista completa en EmolTV.

Fotografía: El Mercurio

Fuente: www.emol.com – Por: Matías Harz – 01.12.2020
En conversación con Emol, el atacante Diego Cuellar habla del gran momento del "Toqui" y de su pasado en el fútbol.

Los últimos años de Lautaro de Buin han tenido de todo. A fines de 2018, el club que militaba en la Tercera A, consiguió dejar por primera vez en sus casi 100 años de historia el fútbol amateur y lograron de manera inédita el ascenso a la Segunda División Profesional. Sin embargo, un año después, la situación era crítica. El "Toqui", que no pudo acomodarse a la categoría, estaba cerca del descenso. Volver al amateurismo era cosa de tiempo.
Cuando parecía cada vez más cerca su retorno a Tercera, comenzó la crisis social en Chile. Se suspendió el fútbol y finalmente decidieron congelar los descensos. Fue una oportunidad de oro que hoy están aprovechando.
Tras este tanque de oxígeno, en 2020 se reforzaron con todo -incluido ex seleccionados como Fernando Meneses y Hans Martínez- y hoy son el equipo revelación de la Segunda. De hecho, tras terminada la primera rueda, son los líderes invictos (con un partido menos) del torneo y tienen la primera opción de subir a la Primera B.

Diego Cuellar, la figura del "Toqui"
Aparte de la inversión y del ambicioso proyecto deportivo que armó el club, que cuenta con la remodelación de su estadio y de mejorar la infraestructura del centro de entrenamiento, hay un refuerzo que ha sido clave en este brillante presente: Diego Cuellar.
El atacante de 34 años lleva ocho tantos en diez partidos (es el goleador del torneo junto a Matías Rubio de Recoleta). Pero no solo es el máximo artillero de esta temporada, sino que Cuellar también se transformó en el goleador histórico de la Segunda División del país con 69 dianas.
"El equipo es muy compacto, somos una linda familia. Nos llevamos todos bien, nadie tiene problemas con nadie. Todo eso ha ayudado al gran momento de Lautaro. Lo primordial es la calidad de personas. Hay cariño, no hay envidia, compartimos. Esa es la base", cuenta el artillero a Emol.

-¿Cómo te tomas el ser el goleador histórico de la Segunda?
"Es una categoría que, entrecomillas, la gente mira en menos. Pero año a año ha ido mejorando bastante, en cuanto a nombres y equipos que se arman. De hecho, llegan muchos jugadores de nombre y no siempre terminan jugando. Es una categoría de mucho correr, de mucho roce y que es muy complicada.
Me motiva ser el goleador, me dan ganas de seguir peleando y dejar un nombre marcado en el campeonato. Pero no es algo que me vuelve loco. Tengo mis prioridades bastante claras y lo más importante hoy es que Lautaro de Buin sea campeón y suba a Primera B".

69 Goles lleva en Segunda División

-Al margen de seguir estirando tu registro goleador en Segunda, ¿tu sueño es llegar a Primera con Lautaro?
"El proyecto de Lautaro es muy lindo. El profe Carlos (Encinas) ha hecho algo muy lindo, el engrandecer a un club que viene del fútbol amateur. Darle pergaminos para, si Dios quiere, estar en una división mejor. Claramente me gustaría seguir en un proyecto que, si siguen las personas que están hoy, puede dar muchos frutos. Es un sueño ambicioso (llegar a Primera), pero hay que ir paso a paso. Lo primero es ir semana a semana y tratar de salir campeón".

-Llevándote al pasado, hace más de 10 años, en 2009, estabas en Ovalle en Tercera. Ahí, dieron una gran sorpresa, eliminando a Colo Colo en semis de la Copa Chile, partido en el que incluso anotaste...
"Sí ese año llegamos a la final contra la U. de Concepción. Dejamos eliminados a grandes equipos como La Serena, Cobresal, Colo Colo y Huachipato. Es un hito importante para la historia que un equipo de Tercera llegue a una final. Nadie esperaba que hiciéramos lo que hicimos, de eliminar a Colo Colo. Teníamos un equipo con mucha hambre".

-Luego de eso y de tener más pantalla, ¿Te llamaron de equipos de Primera División?
"Sí. Ese año estaba en La Calera (en Primera B) y como había jugado por Ovalle la Copa Chile, me dejaron terminar de jugar la Copa con Ovalle. Pero yo ya había firmado por La Calera. En ese tiempo estaba Sergio Jadue de presidente y creo que llegó una oferta de Colo Colo y no la quisieron tomar. Me dijeron que a final de cuentas igual me iban a comprar, pero querían que estuviera en La Calera hasta fin de año.

Me motiva ser el goleador, me dan ganas de seguir peleando y dejar un nombre marcado en el campeonato. Pero no es algo que me vuelve loco. Tengo mis prioridades bastante claras y lo más importante hoy es que Lautaro de Buin sea campeón y suba a Primera B Diego Cuellar

Esa temporada no nos fue muy bien, pero terminé jugando y haciendo goles. Colo Colo se quiso ir por mí, pero lamentablemente en un entrenamiento sufro una lesión de ligamento y hasta ahí llegó el acuerdo. Luego vuelvo a mediados de 2010 después de cortarme los ligamentos. Y de ahí ascendimos a Primera División. En 2011 no jugué mucho, pero le hice un gol a la Católica. Llegaron muchos jugadores y me llamaron de San Luis. Tenía ganas de jugar y me fui".
Ahí deambuló en la Primera B. No tuvo un buen paso por San Luis y tampoco tuvo grandes actuaciones en La Serena ni Naval, ambos elencos que estaban en el ascenso chileno. "No tuve regularidad, no jugué mucho. Me pasaron la cuenta las lesiones, me volví a cortar el ligamento, tuve una lesión de hombro que me dejó varios meses afuera. No fue un buen momento", cuenta Cuellar, quien se define como un delantero "potente y con buen juego aéreo".
Tras esos malos años, volvió a Ovalle en Segunda y renació. Incluso, en la temporada 2016-2017 arriba a Vallenar y en 2017 fue escogido como el mejor jugador del año en la Segunda División.
A tres años de ese logro, hoy sigue a buen nivel y quiere más: "Físicamente me siento bien, creo que puedo jugar en una división mejor. Pero mi sueño hoy es ser campeón con Lautaro. El retiro no se me pasa por la cabeza. Todavía siento ese nerviosismo en los partidos, me preparo bien y me cuido harto. Puedo dar más y estoy pasando por uno de mis mejores momentos".

Así está la tabla de la Segunda División antes del inicio de la segunda rueda

Fotografía: ANFP

Fuente: www.emol.com – 01.12.2020
Se sentó en el suelo y de espaldas a sus compañeras.

La muerte de Diego Maradona ha generado homenajes en todo el mundo. Incluso en lugares donde el fútbol, se supone, no es un deporte tan popular.
Lionel Messi festejó un golazo con una camiseta que el "Pelusa" vistió en Newell's Old Boys, los All Blacks le dedicaron su famoso haka y el Napoli vistió una camiseta muy similar a la Argentina. Sin embargo, también se registran disidencias.
Paula Dapena, futbolista española del Viajes Interrías FF, jugó este domingo un amistoso contra el Deportivo La Coruña. Se acordó hacer un minuto de silencio, pero ella protestó. A su manera. Se sentó en el suelo y de espaldas a sus compañeras.
El duelo acabó en una goleada 10-0 en favor del Deportivo. Tras el pitazo final, Dapena explicó sus motivos.
"Hace unos días, en el Día por la eliminación de la violencia de género no se hicieron estos gestos y si por las víctimas no se guardó un minuto de silencio, no estoy dispuesta a hacerlo por un abusador", comentó en Pontevedra Viva. "Dije que me negué a guardar ese minuto de silencio por un violador, pedófilo y abusador y que tenía que sentarse en el suelo y dar la espalda", agregó.
Dapena explicó que ella no separa la vida profesional de la vida íntima de Maradona.
"Para ser jugador hay que ser primero persona y tener valores más allá de habilidades como las que tenía él, que sabemos que eran cualidades y dotes futbolísticas espectaculares", concluyó.

Fotografía: Twitter

Fuente: www.cooperativa.cl – 01.12.2020
Se percibió con una intensidad de IV grados Mercalli en Antofagasta, Taltal, Chañaral y Diego de Almagro.
Un sismo de menor intensidad se percibió a las 19:55 horas de este lunes en las regiones de Tarapacá, Antofagasta y Atacama.

El Centro Sismológico Nacional indicó que la magnitud del temblor fue de 6,3 en escala Richter, con epicentro localizado 85 kilómetros al sureste de Socaire, e hipocentro a 213 kilómetros de profundidad.
La Oficina Nacional de Emergencia indicó que el sismo se percibió con una intensidad de IV grados Mercalli en las comunas de Antofagasta, Taltal (Región de Antofagasta), Chañaral y Diego de Almagro (Región de Atacama).
Hubo intensidades de III grados Mercalli en Alto Hospicio, Iquique (Región de Tarapacá), Calama, María Elena, Mejillones, Sierra Gorda, Tocopilla (Antofagasta), Caldera, Copiapó y Tierra Amarilla (Región de Atacama).

Fotografía: Cooperativa.cl

NOSOTROS

Periódico Pichilemu
Fundado el 25 de enero de 1944
Carlos Rojas Pavez

Edición Online
Fundado el 14 de enero de 2000
Washington Saldias G.

REPORTAJES

POETAS