Martes, 20, Abr, 1:49 AM

Fuente: www.pichilemunews.cl – Por: Antonio Saldías G. (*) - 05.04.2021
- Pichilemu y el origen de su población.

El Océano y la defensa  del territorio se demandan con mayor fuerza desde el nacimiento de la república, por ello varias de las autoridades manifestaron interés en formar una flota, crear y dotar de una infraestructura portuaria capaz de atender, tanto las necesidades militares como las del aumento del comercio. En ese sentido se manifestaron O”Higinns, Bulnes, Montt y durante el último tercio del siglo XIX, don Aníbal Pinto, quien mediante un decreto supremo comisionó al hidrógrafo de la Armada, Francisco Vidal Gormaz para realizar un estudio del litoral entre la Caleta de Tumán y la boca del río Mataquito, zona intermedia entre los puertos existentes de Valparaíso y Talcahuano, con el fin de efectuar un reconocimiento y levantar planos de la costa para construir un puerto y astilleros en el lugar más apto. Decreto de 30 de agosto de 1872.
Practicada la exploración, el informe de Vidal Gormaz concluye que el lugar que reúne mejores condiciones, sin ser óptimo es la Rada de Pichilemo.(sic).
Por aquella década se vive en el país una fuerte expansión económica como consecuencia del término de la guerra del salitre, de modo que importantes operadores comerciales impulsan la creación de la infraestructura portuaria y ferroviaria para conectar la principal fuente productora agrícola y ganadera de la zona centro sur con los mercados abiertos en el norte con la incorporación de territorios y sus recursos adquiridos durante la mencionada guerra.
Así es que en 1885 se reanuda el estudio de la costa en un tramo más acotado entre Panilonco y Punta Sirena. Dado que, en una docena de años, las variaciones del borde costero son mínimas y el encargado del estudio es el mismo Francisco Vidal Gormaz, las conclusiones tampoco sufrirían alteraciones. El lugar indicado será indubitablemente, Pichilemu.
Atento a las oportunidades de negocio que necesariamente se crearán con la construcción de un puerto, el hacendado Daniel Ortúzar Cuevas adquirió 22 cuadras de terrenos en la precisa área donde se recomienda construir, la compra (1884) se trata de derechos sobre una propiedad indivisa del dominio de la Sucesión de Laureano Gaete y doña Ninfa Vargas, abuelos de la vendedora, doña Jacoba Gaete de Morales. Don Daniel se precipitó a ocupar el área, obtuvo licencia para construir un muelle particular y le dio inicio, al punto que el funcionario de la Armada lo encontró en una avanzada etapa de realización en su segunda visita (1885).
También para entonces (1885), otro importante hombre de negocios, Agustín Ross Edwards, adquiere una extensa propiedad en el área de alrededor de 380 hectáreas, en el deslinde sur poniente del fundo de la Sucesión Gaete Vargas. Ross está convencido que la conectividad será eficazmente posible al desarrollar las instalaciones portuarias junto con el ferrocarril y para impulsar la toma de decisiones de las autoridades, ordenó bajo su costo la confección de estudios y proyectos para ambas obras.
Estos proyectos y el comienzo de la ejecución del Muelle Ortúzar es la causa del surgimiento del interés por poblar la comarca que en dicha época no sobrepasaba de media docena de casas y otras tantas chozas de construcción ligera y techo de paja. El poblado más importante de la comarca es Ciruelos, ubicado a unos 15 kilómetros al sur oriente de la rada de Pichilemo. El señor Ortúzar es quien lotea e inicia una vertiginosa venta de terrenos en la superficie que ocupa, aún indivisa. En el proceso de partición judicial de los herederos del matrimonio Gaete Vargas, se presentaron múltiples objeciones, algunas de ellas sin resolver hasta ahora.
Tengo entendido que hoy existe una causa abierta que cuestiona la dicha partición hereditaria por parte de un señor que dice ser descendiente de aquella familia, lo que mantiene una controversia, que hace a este Plano digno de interés y de cuidado en su conservación.
El Plano de la Hijuelación del que nos ocupamos es el resultado de la proposición del juez compromisario señor, Manuel  Merino hecha en 1897. Y es en la práctica el que a grandes rasgos define la actual planta urbana fundacional de la ciudad de Pichilemu. Hasta hoy no ha sido posible encontrar el original de dicho plano y verificar su autenticidad y si fue protocolizado por el Conservador de Bienes Raíces. Varios inscripciones de las ventas realizadas por el señor Ortúzar indican que corresponden a una inscripción inexistente, incluso una resolución de año 1921 faculta al señor Ortúzar a realizar la inscripción en el Conservador de la propiedad comprada en 1884, operación que tampoco ha sido verificada. El ejemplar en cuestión, según reza un texto; “Copia Conforme al Original  (Levantado por el Ingeniero que suscribe) Santiago, agosto 19-1887. (Firmado.-  F. Michon. Además otra que indica, “COPIA fiel del original. Dib. O. Menchaca Santiago Set./ 911”.
Otro factor decisivo que impulsó el desarrollo urbano es el proceso de reformulación de la División Política Administrativa que se venía discutiendo con mucha fuerza en el parlamento durante el gobierno de José Manuel Balmaceda. Tras su derrocamiento el gobierno de facto, encabezado por Jorge Montt  implementó el proyecto aprobado en 1890 por la comisión mixta del Congreso. Manuel José Irarrázaval miembro de dicha comisión, funge como Ministro del Interior y a él le corresponde poner en marcha,  la que se denominó ley de la comuna autónoma, de 1891, creando 195 comunas en todo el territorio. Una de esas comunas es Pichilemu y su cabecera administrativa será el distrito Uno Ciruelos, en el área donde se encuentran las obras del muelle y otras instalaciones previstas. Se desplaza el núcleo poblacional desde el caserío de Ciruelos hacia los terrenos loteados en el área adyacente al muelle debido al alto interés por el potencial económico de tan vasta obra, a la sazón en vías de reconstrucción. Los nuevos colonos provienen de los numerosos caseríos de la comuna y de otras comunas de la provincia de Colchagua.
Como señalé, este Plano llegó a mí poder a finales de la década del ochenta del siglo pasado, mediante una donación durante el proceso de recopilación de material bibliográfico relativo a la historia de la comuna de Pichilemu, con el propósito de publicar un libro. Esto se materializó en 1990 y su título es, “Pichilemu: Mis fuentes de información”.
La mayoría de la información de esta nota está transcrita de los originales consultados en diversos fondos bibliográficos. Voy a referir los más importantes con su número de página para que se pueda corroborar. Debe existir un ejemplar en la biblioteca del Archivo Nacional, que doné expresamente, aparte de los correspondientes al depósito legal hecho a la DIBAM.
Ministerio de Marina. Santiago, agosto 30 de 1872, página 90 y 91. (Decreto de Aníbal Pinto).
Exploración de las costas de Colchagua y Curicó, y de la Albúfera de Vichuquén. Francisco Vidal Gormaz. 1872. (Fragmento del informe de las páginas; 11, 12, 13, 14, 39 y 40), páginas; 91, 92, 93  y 94.
Descripción de la costa de las provincias de Colchagua y Curicó comprendida entre la Punta La Sirena y la costa de Panilonco. 1885. Por Francisco Vidal Gormaz. Página 98 a 113.
Plano del fundo de la Sucesión Gaete. Página 147 y 148.
Compraventa de Daniel Ortúzar a Jacoba Gaete de Morales, número 107 fojas 44 año 1884 en página 115.
Compraventa de Agustín Ross al menor Francisco Segundo Torrealba, año 1885 en página 115.

Adjunto archivos:
Copia digital libro, “Pichilemu. Mis fuentes de información”. 1990, Editora “El Promaucae”.
Copia de la compraventa entre Daniel Ortúzar y Jacoba Gaete de año 1884, bajo el número 107, fojas 44.
Copia de la compraventa entre Agustín Ross al menor Francisco Esteban Segundo Torrealba de año 1885, bajo el número 492, fojas 253 y 253 vuelta.
Plano de la Rada de Pichilemo (sic) y campos circunvecinos, 1885 por Francisco y Ramón Vidal Gormaz.
Proyecto de Puerto en la Rada de Pichilemo (sic), 1887, ordenado por Agustín Ross E. Proyectos de trazados de ferrocarril a la costa de Colchagua y Curicó, en Anales del Instituto de Ingenieros. 1885.
Resolución en juicio de partición de los bienes de la Sucesión de Ángel Gaete, año 1921.

Es cuanto puedo informar de los documentos que he tenido a la vista,  transcrito y publicado en relación al Plano referido.

Atentamente, S.S.

Antonio Saldías González

Fotografía: Antonio Saldías G.
(*): Investigador, Escritor


NOSOTROS

Periódico Pichilemu
Fundado el 25 de enero de 1944
Carlos Rojas Pavez

Edición Online
Fundado el 14 de enero de 2000
Washington Saldias G.

REPORTAJES

POETAS