Martes, 22, Sep, 10:39 AM

Fuente: www.pichilemunews.cl – 14.09.2020
Hace 30 años, a solo horas de verificarse el Primer Campeonato Internacional de Surf y Body Board todo giraba en torno a los intensos preparativos que un grupo de jóvenes ultimaban los detalles para que al día siguiente -desde la Ceremonia inaugural- todo resultara a la perfección, no obstante a que ninguno de ellos tenía experiencia anterior en ese tipo de eventos deportivos.
El tema de Phil Collins -”All Of My life”- por varios meses identificó al torneo surfístico, el que sonó a través de un jingle no solo en la emisora radial de la época, sino en muchas de la región que apoyaron la difusión del campeonato.

Por las calles del balneario se sentía el aire “dieciochero” más que nunca y se apreciaban caras nuevas, distintas, que minuto a minuto se multiplicaban con la entrada al balneario de decenas de vehículos, muchos de ellos con tablas enfundadas sobre sus techos. Todo estaba llegando a cumplirse ante el asombro y a la incredulidad de muchos comerciantes que, pese al reiterado discurso de los jóvenes organizadores, se produciría en torno al fenómeno que el deporte produciría y que -de hecho- es lo que buscaban en el fondo y como objetivo aquellos soñadores, en pos de darle al bucólico balneario un cambio y activar, en una época de baja actividad y productividad económica, una vuelta de tuerca en un promisorio y mejor futuro del desarrollo del turismo.

INICIATIVA
Un lustro antes, más o menos, casi a mitad de los '80 habían llegado cuatro surfistas -Álvaro Abarca, hermanos Miguel y Cristián Mandry y Pat Irarrázaval- en un tour que los traía buscando olas a lo largo de la costa; encontrando a decir de ellos, en Pichilemu, el “paraíso” del surf chileno. Y tras meses de estar afincados y disfrutando de las olas locales, uno de ellos, Álvaro, decidió establecerse. Es así, que organizó -primero- mediante “el boca a boca” una invitación para una Exhibición de Surf en el verano de 1985. Y al año siguiente y sucesivo, '86 y '87 Campeonato Abierto de Surf y Body Board, con premios y difusión, a la cual contribuimos con el Diario La Tercera y el periódico local “PICHILEMU”. Los campeones fueron el iquiqueño Ricardo Thompson y el santiagüino Rodrigo Izzo, respectivamente.
Todos, tuvieron una excelente acogida entre los primeros exponentes que estaban surgiendo en la zona central y sobre todo desde Iquique y Arica, desde donde llegaron masivas delegaciones.
Sin embargo, pese a que Abarca quería hacer algo más y enseñar el deporte en la juventud liceana, no encontró el apoyo debido de las autoridades y, forzozamente emigró a otros lares.
Así, después de casi tres años sin campeonatos, la semilla que germinó en deportistas locales, hizo que estos jóvenes -Pablo Isbej Galaz, Iván Reyes Carreño, Nicolás Rojas Romero, entre otros- buscaran a otros, más mayores que les apoyaran para organizar un Campeonato de Surf.
Cada tarde, durante semanas, meses, le daban vueltas al tema en “El Completón” que atendía el gordo Santiago Godoy, al lado del Hotel “Chile-España”, hasta que se decidieron a quiénes acudir.
Hablaron con Manuel “Lito” Celis González que había sido dirigente de la juventud. Y éste sugirió hablar con otros: con el encargado de la Radio “Atardecer” FM en aquel entonces, Jorge Nasser Guerra; con el Corresponsal del Diario La Tercera, Washington Saldías; con el Presidente de la Cámara de Comercio, Carlos Saldías Farías; con el dirigente del comercio, Eduardo Saldías González; a los que se unieron los surfistas ya nombrados -Pablo, Iván y Nicolás- los jóvenes Julio Cordero, Patricio Herrera Silva.
Tras exponerse la iniciativa y quedar establecido que se buscaba incentivar más aún el deporte y atraer con ello una nueva corriente de personas para potenciar el alicaído turismo solo de temporada, luego de comprometerse todos por ello, se tiraron líneas de acción, aparte que se eligió una directiva para darle conducción y orden. Todos le dimos la confianza a Manuel “Lito” Celis la presidencia, y luego a Jorge Nasser la difusión local y encargado de gestiones para apoyo de radios regionales; en tanto Washington Saldías la difusión a través de los medios escritos y encargado de conseguir auspicios y patrocinios.
Paralelamente, se decidió de una fecha que no fuera en pleno verano, para demostrar cuál era el atractivo y convocatoria del deporte en una fecha cualquiera.
Luego, fijada la fecha para el 14, 15 y 16 de septiembre de 1990, se asistió al Concejo Municipal donde se expuso y solicitó apoyo; lográndose el financiamiento del afiche para distribuirlo al país y medios de comunicación, junto con comunicados periódicos con los avances y etapas.
Al tiempo que, paralelamente, se consiguió el concurso gratuito del estudiante de diseño gráfico Hernán Martínez y este comprometió a su colega y amigo Ariel Toro. Y, ambos a amigas viñamarinas -Livia y Mariana- para que sirvieran de modelos para las fotos planificadas.
Entre otros apoyos, estadía gratis y alimentación para ellos durante un fin de semana: Los Colchagüinos, Chilolan Chen, Donde Pin Pon fueron parte de ello.
La sesión de fotos fue en un fin de semana de pleno invierno, donde por fortuna el tiempo no fue lluvioso y se pudieron hacer las fotos en distintas locaciones. A la par, también participaron la lola pichilemina Verónica Morales y una penquista de paso Ana María con tomas fotográficas y en video que se hicieron en el Parque, La Puntilla. ´Como también, Pepe Cordero, Pablo Isbej y Marcela Rivera a la orilla de los acantilados de Punta de Lobos junto a sus respectivas tablas.
Y, en la noche, una fogata en la playa, para terminar en el Pub “El Fogoso”, donde se armó un agradable ambiente con jóvenes pichileminos.
El resultado -aunque sin surfistas en las olas- resultó espectacular, donde también aportamos con una de las fotografías, que a juicio de los diseñadores, había logrado lo que ellos buscaban; quedando inmortalizadas las dos modelos a todo lo largo su hermosas figuras junto a las tablas.
La entrega del afiche se hizo oficialmente en una conferencia de prensa en la Intendencia Regional y la distribución a todo el país, a través de Sernatur.
Al tiempo que, un par de afiches se enmarcaron especialmente para entregar a programas de TV, como el que en pleno Mundial de Italia, en el programa de TVN que animaban Sergio “Sapito” Livingtone y la modelo Pilar Cox, ideamos con Hernán Martínez, la entrega en el desarrollo del programa en vivo con un mensaje a la atractiva animadora. Felizmente, como fue ideado lo recibió “al aire”, descubriéndolo para todo el país. “Fue el mejor gol del mundial, para los organizadores”, que permitió que fuera conocido el afiche del evento a una tremenda e impensada audiencia. Tras llegar a Pichilemu, el autor de la idea tuvo una tremenda acogida y admiración por el acierto; quienes habían presenciado en el “Olimpo” el mentado programa.
Los llamados de empresas “que querían colaborar y ser parte” se multiplicaron. Aparte de la empresa Coca-Cola -gestionada por el deportista Nicolás Recordón- que aportó una parte de los recursos y un folleto con la marca Sprite y los petos para el torneo, surgió el auspicio de la CCU con su marca Kem, Alfonso Fuenzalida con la marca Gul y Redley de implementos deportivos.
Asimismo, Alvaro Solari con la marca Mormaii y el compromiso de traer deportistas brasileños a competir, lo que cumplió con Roni Ronaldo y Alex De Pontes, quien a la postre fueron los ganadores de sus respectivas categorías internacionales.
También, estuvieron Town & Country con una serie de ropa e implementos deportivos, la marca de bronceadores Banana Boat con “dólares” para primeros lugarres, poleras y productos para el público.
Pocas semanas antes del torneo internacional, a la par que se sumaban otros pichileminos a diversas comisiones de trabajo, con la gestión de la pichilemina Ana María Celis, secretaria de un importante gremio a nivel nacional, cuyo presidente era el agricultor Domingo Durán y socio del Club de la Unión, se logró hacer allí una Conferencia de Prensa.
Todo marchaba y se agregaban apoyos impensados en un momento. Fue así, como pese al apoyo de la prensa en general con numerosos artículos, La Tercera ofreció un trofeo y poleras para el público.
A nivel local, en tanto, la comisión organizadora previó dos escenarios que se realizaron en La Puntilla y en Punta de Lobos, considerando las condiciones de las olas. Usándose finalmente los dos lugares.

Ceremonia y Sorteo de Mangas
El día 14, mientras Pichilemu se desbordaba de público y su capacidad hotelera y negocios quedaban sin productos que vender, practicamente, se realizó la ceremonia oficial con la asistencia de la mayoría de los deportistas inscritos, autoridades, medios de prensa, entre otros.
Con discurso oficial, saludos de la autoridades y un número artístico, para finalizar con un cóctel de bienvenida, se materializó el inicio protocolar.
El día 15 siguiente, muy temprano se iniciaron las diferentes categorías y mangas respectivas. Lo mismo sucedió el día 16, para en horas de la tarde con jornadas en medio de un impresionante marco de público, se conocieron a los ganadores de las diferentes categorías y lugares que les secundaron.
Un Jurado integrado por destacados surfistas tuvo la misión de evaluar el desempeño y performances de los competidores: el chileno Francisco “Cala” Vicuña, los norteamericanos Joseph MacCroskey, Greg Randolph Henderson y Newman; más el inglés Bob Stanton fueron sus integrantes.

Los Ganadores
Categoría Internacional, surf: Roni Ronaldo; categoría internacional, body board: Alex De Pontes.
Categoría Nacional Surf, Tonko Petric (de Iquique).

Actividades asociadas al campeonato, que se repitió al año siguiente, fue el Desfile de Ropa Deportiva con paricipación de las marcas participantes, con atractivas modelos amateur, donde colaboró -en el montaje- la modelo profesional y asidua visitante de Pichilemu, Josefa Issense.
Y, como una anécdota, ahí estuvo también modelando la entonces desconocida jovencita Francisca Merino, que posteriormente incursionó en teleseries nacionales.
Ocurrió que el periodista rancagüino y guionista Jaime Herrera D'Arcangeli en los '90 nos confidenció primero, que estaba escribiendo -en ese tiempo aún estudiante- un guión para una teleserie y presentarlo en un Canal de TV. Ahí, nos detalló que el surf y Pichilemu estaban incluidos y luego nos consultó a qué actriz sugeriría para un papel preponderante. Le informamos que había una niña que “la veíamos” en un papel. Pasó un tiempo y sin saber qué había pasado, apareció la teleserie Adrenalina, donde participó Francisca Merino a quien se la habíamos mencionado.
Coincidencia o no, el surf pasó a ser un deporte que -aparte de verse en películas americanas- tomó protagonismo y visibilidad a partir de ese primer campeonato internacional realizado en el país; lo que indica que, en ese aspecto, como Club de Amigos del Surf de Pichilemu fuimos pioneros en impulsar el deporte, sin ser surfistas la mayoría, protagonismo que toman posteriormente la camada de deportistas que empiezan a surgir año a año.
Tras este paréntesis que puede ser, para algunos, un tanto presuntuoso, será tarea de los “historiadores” del futuro asignarle algún papel a cada uno de quienes fueron parte, en mayor o menor medida de todo ese proceso que se inició, en Pichilemu, con la llegada del mítico gringo barbón, desgarbado con una extraña tabla a cuestas y que, sin traje de neoprén, se metió en las frias aguas del mar pichilemino a finales de los '60. Y cuya imagen logramos conocer después de una búsqueda de años.

Objetivo logrado
Al menos cuatro paises extranjeros son parte del recuerdo, en el primer campeonato internacional de Pichilemu, 1990: Argentina, Brasil, Perú y Estados Unidos y casi un centenar de surfistas chilenos, cuya larga nómina cuidamos en nuestros archivos.
En cada establecimiento comercial pichilemino con una sonrisa de oreja a oreja contando dinero. Y unos cuantos, repelándose de haber sido tan incrédulos y no creer en el proyecto que, el Club de Amigos del Surf de Pichilemu, habían organizado ad honorem en beneficio de su comuna. Éstos durante cinco torneos y años seguidos lo organizan.
En octubre de ese año 1990 la Tienda de Ropa “Happy Days” destina espacio a artículos de surf y body board.
Pichilemu empieza a tomar otro cariz, otro status y en muchos aspectos se empieza a desarrollar una cultura paralela a la tradicional de aquel apacible pueblito que recibía solo turistas en verano y fines de semana largo.
A partir de ahí, cada fin de semana llega público atraido por el deporte de las olas, muchos deportistas de todo el mundo, en cualquier época del año llegan a practicarlo, como muchos a admirarlo, a presenciarlo.
Posteriormente a los cinco torneos organizados por el Club de Amigos del Surf de Pichilemu, marcas asociadas al deporte como otras de diferentes rubros, organizaron o auspiciaron sucesivos torneos, incluso mundiales; todos los cuales -como en todo el planeta- han quedado stato quo, a la espera de la evolución de la amenaza sanitaria que ha puesto en jaque al mundo.


NOSOTROS

Periódico Pichilemu
Fundado el 25 de enero de 1944
Carlos Rojas Pavez

Edición Online
Fundado el 14 de enero de 2000
Washington Saldias G.

REPORTAJES

POETAS