Viernes, 19, Abr, 9:17 PM

Fuente: www.pichilemunews.cl - 28.02.2024
- Después de horas de la apoteósica actuación de Andrea Bocelli y sus invitados, anoche, en el escenario del Festival de Viña del Mar, con sorpresa y alegría vemos a un músico pichilemino -en la gran orquesta- ejecutando un clarinete muy especial, aunque puede ser un saxo …
- El nombre del instrumento es lo de menos, pues el orgullo de su entorno, horas después también nos “salpica”, a mucha honra.

Horas después de su actuación -que la oímos, no la vi- los noticieros de la TV y los programas especiales de los canales que están cubriendo el certamen musical. En realidad, muchas horas después vemos en nuestro móvil un video subido por este músico pichilemino -como otros- que desde años nos están dando alegrías y satisfacciones, cuando conocemos de sus diversas actuaciones.
En efecto, nos estamos refiriéndonos a Cristóbal González Ramírez -hijo del profesor Víctor Mauricio y de la profesora Oriana Ramírez- quien desde pequeño -como todos los retoños de las familias Becerra Vargas y/o González Becerra, que se han destacado -unos más, otros menos- en el oficio de músico o cantantes; siendo la folclorista y cantora Patricia Becerra una de las más destacadas en el ámbito del canto corralero.
Pues bien, Cristóbal -como decíamos- de muy pequeño se destacó ejecutando cuanto instrumento llegara a sus manos. Pianola, órgano, quena, clarinete; siendo este último en el que se afirmó y destacó en la Banda Instrumental Municipal de Pichilemu, desde que fuera creada exactamente en enero del 2000; una iniciativa que tras dos o tres veces presentada en el Concejo Municipal fue aprobada. La idea inicial, era que fuera la base de una futura Orquesta Sinfónica Infantil-Juvenil como las que estaban surgiendo e impulsadas a nivel gubernamental. Solo que en el caso pichilemino, no se formó con el apoyo oficial, sino a pulso y concursando a fondos concursables para adquirir instrumentos musicales.
Fuimos impulsores y fervientes defensores ante el ninguneo de algunas autoridades, que la “usaban” para relevar actos cívico-patrióticos; pero después de su actuación, eran ignorados por los organizadores de la fiesta. ¡Ni un sándwich, ni una bebida!, lo que pasó un par de veces …

No recuerdo si alguna de esas ocasiones las alcanzó a vivir Cristóbal, o sus padres ya habían emigrado por mejores expectativas laborales y por la educación de sus hijos, donde lueguito, Cristóbal pasó a formar parte de la Orquesta Sinfónica Infantil-Juvenil de Rancagua y, además, estudiar música en el Conservatorio de la Universidad de Chile.
Siempre en la música, paralelamente formó parte de grupos musicales -como Alevare y “Flor del Recuerdo”- y, aparte de ello, entremedio, tuvo contratado por la Orquesta Sinfónica de Concepción luego de ganar un concurso para ocupar una plaza. Y posteriormente, hasta ahora, integrante como uno de los clarinetistas de la Sinfónica de Chile.

¿Nos salpicó un poco el orgullo? Demás que sí, aparte que algo de sangre en común tenemos, pues somos primos segundos, al ser su padre primo hermano y, su abuelo Oscar, hermano de nuestra madre, la única sobreviviente de los González Becerra, de esa rama.
Y, por cierto, que felicitamos una vez más a Cristóbal. Quizás no era un sueño para él, pues en su trayectoria tiene muchos sueños y metas cumplidas; pero de alguna manera había que titular.
Antes de su presentación nada supimos (bueno, las compañías cual de toda más publicidad que efectividad en sus servicios), lo que seguramente impidió una comunicación con nuestro primo, quien siempre está anunciando las presentaciones de Cristóbal, pero esta vez no fue así. ¡Igual estás perdonado, primo!

Fotografías: Pantallazos Video Cristóbal GR