Domingo, 14, Jul, 12:57 PM

Fuente: www.pichilemunews.cl – 16.06.2024
- Las prodigiosas manos -guiadas por su tremendo talento- crearon el Caballito Encantado que “está encantando” a moros y cristianos, a medida que llegan a conocer la hermosa obra escultórica.

Para iniciar este artículo, aprovechando la respuesta de la escultora Macarena Irarrázaval, necesariamente debo retraerme a los años ’90; pues fue por aquellas fechas en que conocimos a la artista.
No pasó mucho tiempo, cuando se vinculó en los últimos meses de incesante trabajo, cuando se afinaban detalles para la inauguración de la restauración de la Estación de Ferrocarriles del Estado.
Eso, es lo más presente y fresco en la memoria, por cuanto encabezábamos la Cámara de Turismo de Pichilemu, la institución gremial que había postulado al FONDART -el año 1993- y obtenido parte de los recursos necesarios para “ponerla en valor” tras el incendio que, en abril de 1991, hizo desaparecer alrededor de un 40% del inmueble.
Entonces, la asociación gremial estaba culminando los trabajos de restauración de la exEstación de Ferrocarriles, la que pese a todos los tropiezos de por medio, concretaba la terminación de los trabajos del inmueble.
¿Por qué la Cámara de Turismo y no la propia Empresa de Ferrocarriles del Estado?
Esta última era lo más lógico; pero ante la impasividad e inercia de la Empresa de Ferrocarriles del Estado, EFE, que no invirtió ningún peso -desde ese momento hasta la intervención en 1993- nos motivó a “rescatarla” del desamparo total de la empresa por cuidar y restaurar ese patrimonio histórico.
Obviamente, postulamos con el fin de rescatarla, pero para ser destinada a un Centro de la Cultura y las Artes -que a la fecha no teníamos en la comuna- y ganamos recursos …

Decía antes que se restauró, pese a los tropiezos. Esto se refiere a la negación de un aporte municipal -de 10 millones de pesos- que iba a permitir restaurar, entonces, la parte de la ExEstación que desapareció completamente tras el incendio.
El municipio esa vez apoyó, en principio, con el acuerdo del Concejo Municipal, del referido aporte; documento que se adjuntó en la postulación; pero como el FONDART no adjudicó el monto total solicitado, el municipio en lugar de subir el monto, lo retiró.
Pues bien, la Cámara de Turismo de Pichilemu -aparte que en el intertanto logró la declaratoria de Monumento Nacional de la Estación- con el apoyo de algunos privados, logró la restauración de lo que hasta ahora persiste de ella. Y que, dicho sea de paso, se mantiene hoy, gracias al trabajo de quien está a cargo y mantiene su Museo Histórico, la gestora cultural Mónica Cornejo.

Macarena -retomando el hilo- nos vio en los preparativos para la inauguración de la restauración de la Estación y, considerando que al programa le “faltaba algo”, nos sugirió una idea, la cual nos entusiasmó y le dimos toda la libertad para prepararla con una serie de personas que ella ubicaba y liceanos; lo que potenció el acto inaugural que presenció la comunidad y algunas autoridades.
Luego, estuvimos en parte del proceso de la creación -de Macarena- de su escultura que denominó la “Mujer Guerrera” y que estuvo -en la Estación Mapocho- en una cumbre internacional realizada allí, donde la mujer era protagonista central.
Posteriormente, tras la exhibición en esa cumbre, la escultura retornó a Pichilemu. Y, junto a otros dirigentes, gestionamos para que el municipio la adquiriera, lo que se concretó; pero -siempre hay un, pero- la autoridad de turno la “facilitó” a un privado y, desde ese momento nadie sabe dónde está. En otras palabras, recursos municipales están formando parte del patrimonio de un particular.

(Otra perlita que, si o si, hay que mencionar)
Algo no muy distinto a los años ’90 pasa en la actualidad con EFE, al menos en Pichilemu. Los bienes muebles permanecen “abandonados”, en tanto alguien tenga interés en arrendar dependencias; pero -no obstante, a denuncias que afectan sus instalaciones- no actúan. Es lo que pasa con quienes se toman sus instalaciones, ya sean inmuebles y/o terrenos. De hecho, EFE no ha hecho nada ante los “okupas” que tienen tomada la Bodega y terrenos aledaños en Pichilemu, sin que se vislumbre una solución a la fecha. Y que ha sido denunciada a EFE y públicamente por diversos entes, entre ellos “pichilemunews”. Y, paralelamente, tampoco se ha pronunciado el Consejo de Monumentos Nacionales, CMN, ante la solicitud de quienes abogan para que esa infraestructura: Bodega (de 10 x 30 m2), terrenos, la Tornamesa abandonada (y desmantelada) y a diversos inmuebles se les declare bajo una normativa que les permita su protección.

¡Por fin, Macarena!
Todo tiene una motivación y un comienzo. Este es el mío. Primero le escribimos vía Messenger y por Whaysapp:

Hola estimada Macarena.
Primero, quiero felicitarte una vez más por tus obras, donde nuevamente nos sorprendes con tan hermosa escultura.
Inmediatamente asocié el caballito de mar que estaba hechizado ahí en las profundidades de la laguna de Cáhuil y, que proporcionaba abundantes pescas a la comunidad, hasta que ....
Así, más o menos recuerdo el cuento de Antonio Landauro publicado en Las Últimas Noticias y, también, publicada por Antonio Cárdenas Tabies en la revista ICARITO de muchos años atrás.
Asimismo, el escritor e investigador Antonio Saldías, incluyó la leyenda en su libro que -como Editora e Impresora “El Promaucae”- editó en 1990, titulado “Pichilemu: Mis fuentes de Información”.
De cualquier modo, mi interés es que me hables (escribas en estricto rigor) sobre la obra, ¿cómo surgió, por encargo, para dónde se irá?, ¿cuándo se instalará y dónde?
Todo lo que puedas decirme, agregando en qué material está hecha, cuánto tiempo te demandó hacerla, etcétera, etcétera. Agradeciendo de antemano tu atención, quedó atento a tu respuesta, no sin antes reiterar las felicitaciones.

Washington
Tras ello, nos comunicamos mediante una llamada telefónica con Macarena, justo cuando iba en la carretera en demanda del sur …

En efecto, finalmente nos llegó la respuesta que tanto esperábamos y que, no obstante, pudimos soslayar recurriendo a otra fuente informada que permitió dar forma a una idea, tan bien plasmada por la destacada artista que -tal como ella lo confirmará- privilegia y prestigia a nuestra comuna al estar radicada por más de 30 años e involucrándose de una u otra manera en el incipiente quehacer cultural que estaba tomando alas por allá en los años ’90.

La respuesta la concretó ayer, a través de un mensaje en Messenger:
“Hola Washington, mil disculpas por el atraso de tu petición, pero fue imposible antes.
Estuve en un trabajo en la montaña, en el sur de Chile.
Sobre la obra Caballito Encantado, creo que lo más valioso a rescatar es la donación en sí, de don Juan Gaete que, con su amor y compromiso a esta comuna y su visión sobre el turismo, me mostró y enseñó esta historia mitológica de este pequeño pueblito del Estero Nilahue y su Laguna.
Personalmente fue un hermoso desafío, ya que, generalmente, las esculturas la creo como un mensaje propio y esta era un mensaje y regalo para todos y todas con una interpretación puntual y la verdad que la imaginación de cada ser es única y poder llegar a satisfacer eso es muy difícil. La verdad es que conseguí dos relatos de esta historia del Caballito Encantado".
Respondiendo a otra de nuestras consultas, Macarena Irarrázaval, señaló: “Fui en busca de la roca de 5 toneladas a Lo Miranda, cantera que queda en Doñihue y durante tres meses logré que esta obra tomara su vida. No fue fácil, pero nació el Caballito Encantado de la laguna de Cáhuil”.
Más adelante, añadió: “Te doy las gracias por la información del relato que me enviaste y por dar la valoración a las Donaciones de don Juan”.
Enseguida, Macarena respondió cuáles son sus sentimientos. Dijo: “Para mí, Cáhuil y sus alrededores es un lugar más que mágico y mi hogar hace más de 30 años. Acá me formé la mujer que soy hoy día. Y para mí es muy especial poder dejar una huella de mi trabajo en diferentes etapas de mi vida. Como es Cardumen a mis 30 y Caballito Encantado en mis 50. Es un privilegio y una suerte única, es un regalo y una bendición”, nos señaló Macarena en su respuesta.

Por nuestra parte, debemos aclarar que -efectivamente- cuando la contactamos hace unos días, iba en viaje en la carretera y nos informó que iba camino al sur …; y no obstante, fijó el día de su respuesta.
Y, si bien se atrasó, nuestra inquietud nos llevó a informar desde otra fuente, la del vecino Juan Gaete quien nos dio a conocer parte de los detalles que ya publicamos. La respuesta que recibimos a través de Messenger, termina: “Saludos Washington y mil gracias por estar siempre y aportar con tus noticias. Mil gracias …”.

De nada Macarena y sigue en tu senda creadora ….

Fotografías: Archivos “Pichilemunews”.